15 noviembre 2016

Héroes


Tardes de verano, retratos. Foto de Ginebra

Niños sonrientes, reflexivos, niños tristes, conformistas, exigentes, estudiosos, niños apáticos, sin gracia. 
Niños golpeados, vapuleados por la violencia y la injusticia de los mayores. Niños sin infancia, sin vida, muñecos rotos.
Niños con suerte, con recursos, con oportunidades, niños con futuro.
Niños que se hacen grandes y dejan de ser, irremediablemente, lo que fueron. Hombres sin esperanzas, sin sueños. Hombres que, no hace mucho, fueron aquellos niños.

9 comentarios:

ñOCO Le bOLO dijo...


Mientras escucho tu enlace...
Niños. Todos diferentes, todos iguales. Como educadora, reconociendo las diferencias que nos enriquecen, como educadora, buscando la igualdad, la igualdad en oportunidades, en derechos...
Y que hermosa foto nos regalas. Diferentes e iguales.

un beso

· LMA · & · CR ·

virgi dijo...

Preciosa foto, Ginebra.
La esperanza anida en sus ojos, no así en los de tantos otros, qué pena de planeta, parece que el bucle vuelve a su parte negativa.

Ginebra dijo...

Gracias a los dos por venir y por estar:).
Lástima que la realidad nos recuerde cada día que no hay igualdad ni de género, ni social, ni racial, etc...y , por lo tanto, las oportunidades son para unos y para otros no.

Podríamos cambiar esto, pero no interesa a los poderosos, la las multinacionales, a los que se enriquecen a costa de esta falta de oportunidades precisamente.
Pues sí, parece que el bucle vuelve a su parte negativa, visto lo visto.
Besos y buen fin de semana para los dos.

Carmen dijo...

Y a quien le interesa ? A ti? Qué haces por ello? Hablar?

Ginebra dijo...

A mí me interesa por eso hablo de ello y además actúo. No me interesa darte más explicaciones porque hablar con slguien que se esconde tras un perfil sin más es perder el tiempo, más o menos es como hablar con una pared o un contestador automático y paso, Carmen de España

Aristos Veyrud dijo...

Lo que se imprima y programe sobre la inocencia lo recibiremos con creces cuando esta deje de serlo.
Ha de ser toda una aventura de vida el tener la gracia de educar y ser artista a la vez.
Vivir en la fuente misma del amor al tiempo que se tiene la facultad de plastificar la pureza de lo humano cuando aún no se ha corrompido en su totalidad.
Ser el puente entre la inocencia viva y lo que nos queda de ello a los mayores es un privilegio en esta guerra a muerte por lo que aún es posible.
Besos Fotógrafa!!!

Ginebra dijo...

Ciertamente existe esa pureza de lo humano, como dices, aunque cada vez es más difícil encontrarla incluso en las edades infantiles. Debe ser que la sociedad , las tecnologías, la educación o el mundo en el que vivimos no es el mejor para ser niño. Hay millones de niños en el mundo que son forzados y eso desde luego corrompe cualquier tipo de inocencia.
En el mundo desarrollado en el que, en teoría, la mayoría de los niños tienen sus necesidades básicas cubiertas y mucho más, tenemos datos que nos hablan de niños con desórdenes en el comportamiento, en el rendimiento académico e incluso en las relaciones sociales.
Falla todo, desde mi punto de vista, por eso es importante reflexionar y, cada cual desde su ámbito, aportar su granito de arena para mejorar lo que no nos gusta.
Gracias por tu visita y comentarios, Aristos.
Un beso

Torcuato dijo...

Estaba leyendo lo de niños y me venían a la cabeza los hombres. Luego me ha dado gusto ver que al final lo has puesto.
Me he acordado de una frase que leí no se donde ni cuándo pero que adoro.
"El hombre es hijo del niño"
Besos, Ginebra

Sara dijo...

Hoy si que tratas la UTOPIA con mayúsculas mi estimada Maribel...una utopía a la que me aferro y por la que no desistiré en su búsqueda, en su aplicación...yo que necesito caminar siempre de la mano de la niña que fuí.
Hoy tu entrada me ha llegado a mi más honda esencia humana, a mi cachito de niña que jamás me ha abandonado (ó que no he dejado marchar jamás)
Mi abrazotedecisivo lleno de afecto Maribel.