06 noviembre 2016

Monstruos


Los monstruos han existido siempre porque el hombre ha necesitado crearlos, quizá, para dar sentido a su propia existencia.
En la infancia nos acechan monstruos que se esconden en la oscuridad y que interrumpen nuestros sueños, como si disfrutasen despertándonos en la agónica inquietud de una negra pesadilla.

Vamos superando poco a poco este paisaje monstruoso de vigilia y sueño y, casi sin darnos cuenta, nos topamos con la monstruosidad de la realidad en la que estamos inmersos. Aprendemos que lo horrible y lo que da miedo es, seguramente,  vivir en un hogar o en un país donde  la violencia, la pobreza o el desempleo nos asaltan cada día, restándonos oportunidades e impidiéndonos ser felices.

El futuro laboral incierto, el acoso escolar y/o laboral, los abusos de todo tipo cometidos contra las personas, las desapariciones forzosas, las enfermedades... estos son los verdaderos monstruos, esos a los que debemos temer porque su maldad no termina cuando encendemos la lamparita de noche o cuando amanece y todo vuelve a la  "bendita normalidad" de una habitación en orden.

José Antonio Bayona nos ha ofrecido su particular visión de un monstruo creado por un adolescente sumido en un trauma personal, a partir de la novela y el guión de Patrick Ness.
En mi opinión, el director y el equipo han hecho un buen trabajo, destaco la fotografía de Óscar Faura, la interpretación del  joven protagonista, el guión y la dirección. Me ha gustado la estética (las ilustraciones son preciosas) y los mensajes que subyacen de una historia contada de una forma bastante personal. Recomendable para quienes no hayan ido al cine, y aconsejable: verla con tu hijo/a, mas si tienen la misma edad que el protagonista.

7 comentarios:

Chousa da Alcandra dijo...

Un monstruo que reflexiona contigo diciéndote que "...lo importante no es lo que piensas, si no lo que haces" tiene mucho de, cuando menos, monstruo cuerdo.

Bicos tolos!

Gabriela dijo...

Gracias por la recomendación!

ñOCO Le bOLO dijo...


Muy bien traído este post. Tomo nota de la película.
La ilustración de hoy, que no se si es foto tratada o dibujo, ilustra el post y nos embarca hacia el paisaje de los monstruos. Hemos cambiado aquellos miedos infantil por un miedo global, la tremenda injusticia que nos rodea y que tan bien describes... y no lleva al miedo a perder lo que tenemos sin atender a los que no tienen nada que perder.
Buen trabajo, Maribel.

Un beso

· LMA · & · CR ·

Sara dijo...

A mi me gustó muuuuucho, muchísimo...sollocé lo mio también, y me prometí que quiero un monstruo tan ,tan preciso como el viejo Tejo de la peli, me gusta mucho más ese que mis otros monstruos...esos otros, como tú dices, si que dan miedo.
Mi abrazotedecisivo Extremeña preciosa.

Aristos Veyrud dijo...

De verdad que vivimos tiempos malditos, tiempos como "...del odio de Dios..." contra los niños y nuestro niño. Tal vez la dicha es que los monstruos no han vencido pues encuentran una justa resistencia, y se les puede vencer no importa si hay que usar a los mismos monstruos para ello. Igual queramos o no tendremos que luchar hasta el último aliento.
Besos Amazona del arte y demás artes reafirmadoras de la existencia!!!

virgi dijo...

No la he visto y no sé si lo haré, la verdad. Entre que no me gustó Lo imposible y que no tengo ganas de llorar, pues no sé...porque monstruos ya nos salen al paso cada día (¡y de los auténticos!).
Besitos, mi niña linda.

Ginebra dijo...

Hablando de monstruos malos, esos de carne y hueso, tenemos un ejemplo que puede ilustrarnos perfectamente: Donald Trump, el nuevo presidente de EEUU... un monstruo y una monstruosidad que este tipejo haya llegado tan lejos, aunque me temo que a partir de ahora puede llegar más lejos todavía.
La gente no se ve representada, los votantes están hartos de un sistema que no soluciona sus problemas y eso da alas a la ultraderecha, como hemos visto en Europa y ahora en EEUU.
Con un discurso muy similar al de Hitler en 1933 ha convencido a las masas de su país. Adiós a las libertades y derechos de las minorías, que aquí no son tan minoritarias; temor de la comunidad musulmana, olvidémonos de los compromisos adquiridos en la última Cumbre de la Tierra... en fin, que cualquier patán del tres al cuarto, grosero y desagradable, racista y machista, puede dirigir nuestros destinos.
Un monstruo que necesitará más monstruos como él para expandir sus monstruosas ideas...
Miedo y pavor.

Besos a todos y a todas.