07 agosto 2017

Equinocios

Crepúsculo. Foto de Ginebra


Las macetas en flor y, en el crepúsculo, la lumbre en casa. Los gloriosos momentos que nos regala el tiempo meteorológico, sobre todo durante los equinocios. Arden feroces las podas de olivo en la base de la hoguera, mientras las de cerezo colorean de naranja la chimenea.

Deshojar margaritas y esperar ya dejó de complacerle, ahora, el hombre de ojos tristes, las observa sin despedazar los pétalos a merced de sus "incertidumbres emocionales".

Hay momentos en que ella se para a pensar y recuerda con todo detalle las palabras y las conversaciones.Aún no entiende lo que ha sucedido dentro de ella, lo que ha acontecido a su alrededor. Es como la lumbre en un día soleado de primavera...Toma aire, respira y baila mientras espera.

6 comentarios:

Sergio DS dijo...

La espera se hace menos amarga a ritmo de Gecko Turner.
;)

Ginebra dijo...

Ese Geckooo buenoo. El año pasado tuve el placer de verle en un concierto privado (sólo 20 personas) lo organizaron unos amigos y fue genial. De cerca gana todavía más. Me encanta.
Besos

La utopía de Irma dijo...

¡Me encantaaa y qué bien suenaaa todo al calorcin de la hoguera! por cierto por aquí hace un ratillo estábamos a 5º...

Sigo escuchando a Gecko que suenann de lujoo.

Besines utópicos, Irma.-

Ginebra dijo...

Disfruta esa bajada de temperaturas, que el verano es muy heavy. Aquí, en la sierra, también estamos con manguita larga o chaqueta . Echo de menos la lumbre en la chimenea, la lluvia, el otoño, las nubes .... Besos, Irma

Chousa da Alcandra dijo...

No conozco mejor forma de esperar que bailando (aunque a quien se espera no llegue jamás).
Que vivan las margaritas sin deshojar, víctimas de emocionales incertidumbres!

Bicos

Ginebra dijo...

Un alegato, Chousa, a los pétalos intactos de las margaritas que tienen todo el derecho del mundo a no ser deshojados. Un beso de solsticio para ti, que disfrutes del mar.