28 septiembre 2017

Instantes

Ocaso (R). Foto de Ginebra



La estela naranja y lila casi ha desaparecido en el horizonte. Nos hemos sumergido en su color rutilante y nos hemos bañado en la luz macilenta del día que acaba, pienso...

La vela encendida, la copa de vino, la música que invade la estancia y se escapa por el resquicio de una puerta abierta. El gato se despereza y dormita, el perro del vecino ladra. Suena la risa de una mujer en la calle, su taconeo, y oigo una moto que se aleja. Llaman por teléfono y no contesto.

Estiro este instante, este momento, como si fuese una bola de plastilina infinita, pero se acaba y al final, cómo dice la poeta, Dime tú ¿qué nos queda?.

8 comentarios:

Chousa da Alcandra dijo...

Nos queda la necesidad de sobreponernos a la embriaguez ácida con el fin único de volver a emborracharnos en la estela naranja del día siguiente. Para guiarnos en la penumbra que acecha, tendremos a nuestra disposición faroles blancos...Y el ocaso se dará la mano con el alba.

Bicos

Ginebra dijo...

Qué bonito, Chousa!!!! Eres un poeta, en castellano y galego:))). Faroles que no falten, y ocasos embriagadores, tampoco. Bicos

La utopía de Irma dijo...

Nos queda la utopía, porque visto lo visto...

Besines utópicos, Irma.-

Ginebra dijo...

Y que no nos falte, Irma, y tampoco el humor para sobrellevar ranta inmundicia. Que tengas una buena semana. Besos

Sara dijo...

Nos quedan más estelas narajas y lilas, nos quedan muchas esperanzas, muchos arrumacos de los bosques, nos quedan muchas llamadas de teléfono a las que no contestar, y nos quedan muchos instantes de disfrutar infinitamente, y otros que nos seguirán cabreando hasta dejarnos sin fuerza...nos queda VIVIR Maribel, con los principios y los finales...en definitiva nos quedan instantes.
Mi abrazote más decisivo

Romano García Medina dijo...

¿Qué nos queda? Te lo voy a decir. No debe quedarnos nada. Nada de nada. Debemos ir vacíos, limpios, indefensos, asustados al encuentro del próximo instante. (muy bonito el poema de Champourcin)

Ginebra dijo...

Los instantes de Sara ( algunos decisivos:) y la mirada de un niño que plantea Romano. Os leo y determino que: Nos queda TODO. Gracias por vuestros inspiradores puntos de vista. Namaste ( por cierto, ambos tenéiss, tenemos, en común la práctica del yoga, acabo de darme cuenta...)

ñOCO Le bOLO dijo...

·.
Algunas veces creo recordar haber comentado un post, como este. Tal vez la moderación de comentarios no me permite estar seguro de si lo he hecho... y no quiero dejar ni uno sin hacerlo.
Si recuerdo la composición de la foto, tal vez se me haya pasado dejar el comentario.
Empezando por el final ¿que nos queda?. Pues si, demasiadas veces tenemos que hacernos esa pregunta de la que tememos la respuesta.

Un beso Maribel.
Y que estos días pasen a la medida de tus deseos, que tal vez se parezcan a los míos.

· LMA · & · CR ·