04 marzo 2018

Lluvia

Vértigo blanco. Foto de Ginebra


Ven a ver 
Las verdaderas flores
de este doloroso mundo.
Basho

El almendro bajo la lluvia nos regala una espiral en blanco y negro. Pétalos desafiantes que no temen el temporal. Ramas desnudas que canalizan las gotas que estallan en el sendero. 
En las suelas de mis botas la huella del aguacero.
Qué seguridad y qué serenidad nos proporciona la lluvia cuando llega, tras una larga espera.

11 comentarios:

ñOCO Le bOLO dijo...

·.
Con Feliciano de foto todo será siempre mejor.
Sobre las verdaderas flores de este dolorosamente... nadie tiene interés en enfrentarse a la dura realidad.
Preciosa flor que no necesita el color para mostrar su belleza.
En las suelas de mis botas... siempre me evoca 'el camino'

Un beso Maribel

La Mirada Ausente · & · Cristal Rasgado

La utopía de Irma dijo...

La lluvia es vida, parecíamos huérfanos de lluvia pero afortunadamente la naturaleza es sabía, aunque los humanos sigamos empeñados en herir a muerte a nuestra Madre Tierra. Qué llueva mucho y ya si llueve a gusto de todos... ¡menuda utopía!

¡Qué foto más bonita!

Besines utópicos, Irma.-

Ginebra dijo...

José Feliciano es puro talento musical. Me encanta su voz, mejora incluso algunas versiones originales. El Camino de Ñoco, ese sitio que te acoge muy a menudo.
Salud, amigo. Y muchos caminos, todos los que estés dispuesto a sortear.

La vida es la savia de la Tierra. Necesidad, Irma. Un bien precioso que despreciamos como si nos sobrara.
Gracias, guapa
Besos

Alí Reyes dijo...

Que Dios no deje de proporcionarnos la lluvia

Ginebra dijo...

Confío más en el ciclo del agua, ya sabes: evaporación, condensación, precipitación, pero si Dios interviniera, pues muy bien también. Todo suma, Tigrero.

Chousa da Alcandra dijo...

Ojalá aprendamos de las ramas, para saber dejar resbalar las incoherencias de la misma forma que ellas drenan las gotas de agua...

Bicos mollados

Ginebra dijo...

Estoy de acuerdo, Chousa, la naturaleza es la mejor maestra, aunque me temo que los humanos somos tan prepotentes que ignoramos muchas de sus enseñanzas.
Besos lluviosos, y muy lluviosos por aquí:)

Sara dijo...

Qué bonita entrada Maribel...lluvia...la estábamos necesitando y mucho...pero ahora vendrán las inhundaciones...después de una sequía viene mucha agua...parece ser wue el término medio aquí , tampoco existe...de tu flor qué decirte...es tan preciosa que no necesita color, ni tan siquiera un olor increible. Mi abrazotedecisivo lleno de lluvia.

Ginebra dijo...

Gracias, querida Sara. Bueno nada es perfecto, cierto que las inundaciones son un riesgo, el equilibrio es difícil de lograr. La sequía era alarmante. Crucemos los dedos. Besos

Gabriela dijo...

Almendro y lluvia.

La dupla me sana!

g dijo...

Lluvia dulce, que lame pétalos como acaricia senderos. Lluvia que arremete contra el gris uniforme de los días.