20 octubre 2018

Fronteras

Cigüeña, serie paisajes pedregosos. Foto de Ginebra

Como todo sucedía a una velocidad de vértigo en la que se mezclaba la infinita estupidez tan característica en la especie humana, el ruido constante y los sucesos incomprensibles; la cigüeña optó por encaramarse al islote pedregoso en medio de la charca.

Allí podía observar sin ser molestada, alimentarse a placer y evadirse del trasiego de paseantes y turistas.
En su atalaya granítica sólo había espacio para ella misma, esa era su frontera particular modelada por el agua y por el viento.Un lugar inexpugnable.

9 comentarios:

Efraín Luzbel dijo...

De la torre y de la ermita
a la charca de la dehesa,
se pasa el día volando
la cigüeña blanca y negra.

“una ración de culebra”
otra de “rana peluda”
le da igual un saltamontes
todo le gusta a la zancuda.

Mañana cuando amanezca
otra vez a la laguna,
a la charca de la dehesa
a buscar ración segura.

Pepita Calles

Ildefonso Robledo dijo...

Dos mundos muy distintos, el suyo en lo natural, el nuestro enloquecido sin duda
Un abrazo

Ginebra dijo...

Efraín, un poema muy acorde con la imagen. Un aplauso para Pepita Calles, a quien he tenido el gusto de conocer hoy mismo y otro para usted por presentármela.
Saludos

Ildefonso, así es. Por eso es tan necesario salir un rato del nuestro y adentrarnos en el suyo.
Saludos

Sergio DS dijo...

Preciosa soledad.

Un abrazo.

José A. García dijo...

Cada vez con mayor frecuencia es necesario salirse de lo social (o asocial) para poder contemplar en lo que nos hemos convertido y pensar.

Suponiendo que todavía se recuerde cómo es eso de pensar.

Saludos,

J.

La utopía de Irma dijo...

Siempre he tenido algo muy claro, los animales "salvajes" son mucho más libres que nosotros, simplemente porque no creen en fronteras. ¡Qué foto y qué canción más chula!

Besines utópicos, Irma.-

acga dijo...

·.
Mi voz...
El tema musical es soberbio. Para buscar más cosas suyas.
Entre los animales, hablar de la estupidez humana debe ser muy común, en tanto disfrutan de privilegiados espacios de libertad. Aún así, prefiero la mía.
La foto ojo de pez es muy interesante.
Un beso Maribel

LMA · & · CR
acga = ñOCO Le bOLO = Alfonso

Ginebra dijo...

Gracias, Sergio. Oye, me alegra que hayas vuelto. Se te echaba de menos, creo que eso ya lo sabes, pero te lo digo igualmente:)
Besos

Más libres, Irma y también "menos salvajes" que nosotros. Desde luego

Ñoco, eso de que los animales hablen de la estupidez humana me ha encantado. Y creo que hablar de eso, seguro que hablan, porque desde luego motivos no les faltan:))). Ayssss los seres humanos!!!! Qué desperdicio evolutivo!!!!
Me voy a dar un paseo por el monte ahora mismo... silencio, buen tiempo, una flor aquí, un jilguero allá... ¿se puede pedir más?. Bueno, un buen tema musical, quizá.
Besos

Ginebra dijo...

José Antonio, pues en mi día a día laboral, desde luego que puedo constatar que eso de pensar cada vez es algo más raro... es más, utilizaría sea expresión de "raro-malo"... y es que pensar es ahora mismo en estas sociedades casi un delito. No interesa a los poderes una población mundial que piense. Somos muchos y es mejor que seamos un rebaño pegado al móvil y al me gusta, sin más.
Besos