07 octubre 2018

"Viento del Norte"

El viento. Foto de Ginebra

El viento del norte galopa salvaje hasta la orilla. Desbocado e inmisericorde, despeina la caballera de una estatua urbana, desguaza paraguas a su paso y perturba el orden de sillas y mesas en la terraza de un bar.
Una mujer se queja de la llovizna fina que comienza, y amenaza con descargar intensamente en breve.

A lo lejos,un hombre semidesnudo avanza por la arena de la playa y se detiene en la orilla. Se agacha y recoge un objeto con el que escribe lo que las olas se van a llevar.

Un joven  ayuda a su madre a recoger la colada en la terraza del  segundo piso. La lluvia arrecia, la gente corre por la calle.Desde la ventana abierta del primero fluyen hasta mis oídos las notas de una maravillosa canción que tan bien conozco. Dejo que me envuelva entera, que me acaricie con tacto de seda. Abro la boca e inhalo la melodía, me bebo a sorbos su voz.

6 comentarios:

José A. García dijo...

Las tormentas son, irremediablemente, maravillosas...

Saludos,

J.

acga dijo...

·.
Mi palabra... como siempre, con un buen tema musical para fondo.
Un post que me resulta un poco nostálgico. En el norte ya no llueve como se recuerda y el viento dominante ya no es el noroeste, cargado de agua. El calabobos ha desaparecido y ya hay amenazas de restricciones de agua. Y sin embargo, todavía dejo que la lluvia fina me envuelva con ese tacto de seda.

Un beso Maribel


LMA · & · CR

La utopía de Irma dijo...

La foto no es foto es simplemente fotón con un pie de imagen precioso, pero por favorrr leerte y escuchar "una maravillosa canción" como la que has elegido pufffffffffffff es un placer para todos los sentidos.

Besines utópicos, Irma.-

Ildefonso Robledo dijo...

Todo aqui es poesia, amiga... Todo aqui es precioso...
Un abrazo

Sergio DS dijo...

Con semejante obra maestra del Duque ya pueden venir huracanes...

Nos vemos.
;)

Gabriela dijo...

la exquisitez de la lluvia otoñal,
paisaje en letras, y un viaje atemporal.

También me dejo acariciar.