08 agosto 2019

Sin prisas


Naturaleza muerta. Camelia y madera. Foto de Ginebra


Los sonidos de la trompeta, del clarinete, del piano... del viento en general, salen del aparato de música y fluyen por la atmósfera de toda la estancia hasta precipitarse a través de los grandes ventanales para inundar el jardín.

Las flores y los árboles que viven en este espacio agradecen, de vez en cuando, escuchar algo más que el zumbido de las abejas, de los insectos o el revoloteo de los pájaros que descansan en sus ramas y copas.

La camelia se desprendió de una de sus flores rojas que luego, al ser retratada, se tornó sepia por uno de estos "milagros" de la tecnología digital... 

El verano es lo que tiene, que todo se aprecia en una amplitud mayor y más profunda que en el diario que es esa cotidianidad laboral. Ese goce de vivir sin prisas y de saborear lo cercano que, a veces, se nos pasa desapercibido: el arte de vivir, como dijo la amiga Sara.

14 comentarios:

Trini Altea dijo...

Nuestros mayores trabajaban más duro que nosotros pero también vivían con menos extres

Chousa da Alcandra dijo...

Y resulta que nos decían que "el trabajo dignifica"; y vamos acabar concluyendo que es hora de volver a la inacabada revolución hippie que nos lleve de nuevo a la música a las flores y a volar con los pájaros...

(En tanto que no somos capaces de tomar esa decisión, que los milagros tecnológicos nos permitan acceder -en plena cotidianidad laboral- a oasis en los que que podamos vivir sin prisas y saborear lo cercano

Bicos largos, mientras escucho a Celtas Cortos.

Ana Manotas Cascos dijo...

Buena imagen y buen texto. Un saludo.

Ginebra dijo...

Chousa, yo te había dejado algo más "sosegado" que los Celtas Cortos, pero estos últimos también son bienvenidos en el abanico musical de preferencias. (como se cuida usted!!)).
Sigamos disfrutando y observando, saboreando sin prisas. Besos

Ana, Trini, gracias por vuestra visita.
Por cierto, dije orquídea donde debería haber escrito camelia, un lapsus que ya he corregido.

odel dijo...

Preciosa foto. sencilla y minimalista

La utopía de Irma dijo...

Me apunto a esa revolución hippie para volver aprender a vivir sin tanta prisa, que parece que tenemos prisa por vivir nuestra propia vida.

La foto es preciosa, de hecho la banda sonora que has elegido para ella te invita a mirarla detenidamente y por supuesto sin nada de prisa.

Besines utópicos, Irma.-

Sara dijo...

El arte de vivir mi querida Maribel, sin prisa, sin pausa, saboreando la vida, lo grandioso de verdad, los detalles de la quietud, de la calma, vivir aprisa cada vez me hace más daño y cada vez huyo más de esa forma de vivir...tu camelia me ha enamorado, casi percibo su aroma y el color sepia le queda precioso también...ojalá fuese verano 9 meses y 3 meses época de trabajo...yo quiero inventar un mundo así...si me dejasen...
Mi abrazotedecisivo cacereña preciosa y sigue disfrutando de la quietud del verano del zumbido de la naturaleza al completo.

Ginebra dijo...

Gracias chicas... (supongo que Odel es una chica, si no es así, pido disculpas).
Besos

Camino a Gaia dijo...

Lo que la Naturaleza hace con la muerte es convertirla en alimento de nueva vida.

Ginebra dijo...

Así de sabia es, Gaia. Preciosa reflexión, gracias por recordarlo.
Un abrazo

Erik dijo...

Cierto disfrutar a veces de no hacer nada pero eso si, con la música a cuestas todo el día.

Yo ya puedo hacerlo cada día sea verano o no así es que irse a MIRAR. Parar el tiempo si me gusta lo que veo y con mi HI RES en el bolsillo y la música en los oídos...
Que mas se puede pedir.


Un abrazo.

Ginebra dijo...

Pues parece ser que nada, Erik. Salud, supongo. Sigue disfrutando. Saludos

g dijo...

El arte (y la valentía) de vivir, de navegar y detenerte donde menos se lo espere el viento.

Ginebra dijo...

Bonitas palabras, g. Un placer verte por aquí, besos