09 mayo 2021

Pitos, flautas y gaitas


Pitos, flautas y gaitas. Foto de Ginebra
 
El panorama, tras el fin del estado de alarma en nuestro país hace horas, es inquietante, como poco. La cosa no está para gaitas, pero hoy hemos visualizado desde el sofá, imágenes de  macro botellones celebrados ayer de norte a sur y de este a oeste del país, como si nada ocurriera, como si nada hubiese pasado. .., Miles de ciudadanos y ciudadanas para los que, a juzgar por sus actitudes, el virus letal ya no existe (quizá todo estribe en una buena borrachera, por si aquello de que el alcohol "mata t'os los bichos"). 

No hemos aprendido nada, no hemos modificado ni un ápice nuestras costumbres. Somos, efectivamente, una horda de desmemoriados e irresponsables en todo los sentidos. Lástima que ese cohete chino que se acercaba al planeta no se hubiese aliado con un meteorito gigante y nos hubiese explotado en la cara. Creo que es lo menos que merecemos... Extingámonos, ya, por favor... Pachamama, mándanos a todos y todas a tomar por ahí... Esto no tiene remedio.


12 abril 2021

Hanami


 Cerezo en el ocaso. Foto de Ginebra


Flores de cerezo en el cielo escarlata

entre ellas

La melancolía florece

(Adaptación haiku de Matsuo Basho, poeta japonés del s. XVII)

02 abril 2021

Vértigo


 Tejados. Foto de Ginebra

Los tejados tienen un magnetismo que atrae a los que nos gusta mirar hacia arriba, porque el mundo que no alcanzamos a ver si no levantamos la cabeza, guarda tesoros únicos al alcance de cualquiera.

Con un simple gesto podemos adivinar la forma o figuras extrañas que forman las nubes, el vuelo de las aves o el lenguaje de las ramas mecidas por una brisa serena.

A veces, incluso, el paisaje se humaniza, como éste de la imagen, y se nos aparece una escena inédita por lo poco usual. ¿Qué hacen estos dos hombres en el tejado?. Posiblemente comprueban algún desperfecto en las tejas por las que se ha filtrado alguna gotera... o tal vez estén divisando la calle y sus viandantes desde una perspectiva diferente y, puede, que hasta divertida si no sufres de vértigo, claro.

Imagino haber paseado por esa calle de Londres y mirar hacia ese tejado, porque como todo en la vida, hablamos de "tejados" y "tejados"...

08 marzo 2021

"Primavera Nuestra"

Tenemos alas y si nos las cortan, nos brotan otras... hoy gritamos y lo hicimos ayer, lo haremos mañana y conseguiremos un derecho fundamental, el de la Igualdad.

Ni un paso atrás para conseguir el fin del patriarcado, esa es nuestra Revolución. Nuestra Primavera.


31 enero 2021

Etérea


 Rosa en sepia, naturaleza muerta. Foto de Ginebra

Yace a media luz la rosa anaranjada, la que fuera la  única del pequeño jardín. Flota etérea en el espacio de la estancia, ausente, bella, efímera, fragante...

Despunta el ocaso que al sol apaga y algún rayo tímido se cuela a través del cristal. El silencio domina el entorno y se le nota plácido ante el poder de su conquista.

La rosa en sepia posa para el instante que es la fotografía.


18 enero 2021

Un viaje tortuoso


   Foto de Romano G

Me siento pequeña ante este paisaje granítico de enormes volúmenes y caprichosas formas debido al efecto erosivo del agua y del viento. Pequeña en tamaño, pero grande en crecimiento personal, en proceso evolutivo.

Maravillada ante la grandeza de la naturaleza en todas sus formas, ya sean bióticas o abióticas. Sorprendida siempre por la belleza que destila, con la que nos envuelve como la madre que acuna a su bebé.

He vuelto, he recuperado mi aspecto de siempre y he regresado a las costumbres, a la rutina, a la vida, en una palabra. Ha sido un viaje tortuoso, pero no infructuoso, todo lo contrario.

Árboles, barruecos, charcas, caballos, monte, nubes, pájaros han sido aliados y compañeros de viaje durante un tiempo que se ha estirado trescientos sesenta y cinco días con sus noches. Liviana, me dejo llevar hacia donde me empuje la corriente de la existencia. Liviana, sí, pero al mismo tiempo dura como estas  rocas para resistir las inclemencias y tempestades que queden por venir.


12 diciembre 2020

Rincones

El jardín. Foto de Ginebra
 
Silencio roto por el trino de los pájaros. La quietud y belleza de un jarrón con flores, de una naturaleza muerta que apunta hacia el árbol que crece frondoso tras ella.

El mundo sigue loco, una se plantea exiliarse al espacio exterior. Tarjetas opacas y chanchullos Reales; Inmigrantes que llegan a las costas de Canarias ateridos, conflictos no resueltos que se quieren resolver a golpes y mazazos. Hay de todo; "como en botica". Los vulnerables siguen siéndolo, aún más si cabe...

En el rincón tibio espera una taza de té. No hay periódicos, ¿para qué?. Pienso en lo absurdo de la ausencia, del portazo destemplado, de las idas incomprensibles, de los malos modos. No hay periódicos, no hay suspiros ni lágrimas. Hay un hueco, un vacío profundo y oscuro como un sótano en invierno.

Una abeja revolotea cerca de la taza humeante, indecisa ante el olor de la infusión o la tonalidad suave de las flores. Una brisa inesperada mueve las hojas del libro y la página marcada se pierde irremediablemente.