29 julio 2021

Impresiones


 Reflejos urbanos. Foto de Ginebra

El edificio de cristal hacía las veces de un enorme espejo donde los viandantes quedaban reflejados a modo de impresiones fotográficas de laboratorio. Cada rostro, cada semblante, cada forma de caminar era captada al instante por estos paneles arquitectónicos que cambiaban de color a medida que la luz del sol se definía con el paso de las horas hasta desaparecer en el ocaso.

No sólo el gentío quedaba atrapado en este singular espejo, también el edificio situado frente a esta mole de acero y cristal. El muro de ladrillo y los ventanales blancos rematados en arco de medio punto cobraban una nueva dimensión, más onírica que real, al convertirse en un simple juego óptico al alcance de cualquiera que supiera mirar.

 Al caer la noche  la ciudad duerme. El "dragón de cristal" descansa y digiere despacio cada reflejo robado durante el día...

20 julio 2021

"Indispensables"


 Castaño muerto. Foto de Ginebra

"Y cuando me vaya, se irá sólo una parte de mí".

Esta frase de Peter Maffay podría haber sido escrita por un árbol, porque el cuerpo muerto es indispensable para  la vida del bosque. Durante siglos ha estado extrayendo nutrientes del suelo, los ha almacenado en la madera y en la corteza, de tal forma que  constituye un valioso tesoro para sus descendientes que accederán a ellos con la ayuda de otros organismos como hongos e insectos que se encargarán de la descomposición de la madera.

En numerosas ocasiones, jóvenes plantones germinan sobre el cuerpo muerto de sus progenitores, lo que de forma no muy acertada los científicos denominan "rejuvenecimiento cadavérico". 

El árbol muerto sirve de cobijo a numerosas especies, algunas tan pequeñas que nos pasan desapercibidas. Otras, en cambio, se exponen orgullosas en sus ramas, que les sirven de nido o de dormidero.

Cuando el árbol es descompuesto, cede y cae al suelo. Entonces poco a poco va desapareciendo y se convertirá en humus o alimento para otros árboles vivos.

(Fuente: La Vida Secreta de los árboles de Peter Wohlleben. Ediciones Obelisco)


06 julio 2021

"Loca"


Avena loca. Foto de Ginebra

En estos campos abrasados por el sol del estío crece salvaje la avena loca. Se enreda en los postes y alambradas que seccionan las llanuras y completan una enorme dehesa, casi inabarcable en su inmensidad. Se abraza el pasto a la herrumbre como si de un reencuentro se tratase.

Este espacio que recorro dista  de muchos sitios, es un rincón apartado al que casi nunca llega nadie, excepto los ganaderos en su quehacer diario y algunos ciclistas los fines de semana.

Este silencio ajeno al trasiego, al trajín, al ruido  es tan "sonoro" que lo llena todo, y nos acerca y comparte el gorjeo de la garceta, de la cigüeña, y de tantas otras aves. Retumba el insistente cri cri del grillo o el zumbido de los insectos bajo nuestras pisadas. 

Lejos del barullo cotidiano de cualquier ciudad por pequeña que sea, crece salvaje la avena loca y esparce su tenue crepitar al viento seco del verano intenso.

20 junio 2021

Esta chica

En el mar.  edición de Dasfisch
 

Esta chica que mira al horizonte, ese sitio dónde se juntan el cielo y el mar, recuerda y rememora aquellas cartas y las frases hiladas en ellas.

El gentío vocea en la barra del chiringuito: una caña, una de gambas plancha, tres cervezas de tercio... Esta chica medita en silencio, mientras su cuerpo es un revulsivo de emociones difíciles de controlar. Han ocurrido tantas cosas en tan poco tiempo que aún es incapaz de poner orden en la tormenta que le recorre de pies a cabeza. 

Las gaviotas revolotean en un atardecer limpio, naranja, impoluto el sol, no da nada por perdido, como esa chica frente al mar.

25 mayo 2021

Vecinos

             
 Paisaje en gris. Foto de Ginebra

Los reflejos de los árboles en el agua son portadores de una belleza misteriosa en la que me gusta "bucear". Imagino un mundo oculto en el fondo, un mundo que imita al de la superficie, pero que esconde secretos ocultos bajo la aparente tranquilidad del cauce.

Asomarse a esos reflejos provoca vértigo e incluso cierto temor. Lo desconocido nos atrae pero, al mismo tiempo, nos  imprime cierto respeto...En eso se parece a "mi vecino", siempre tan atrayente y/o atractivo y, a la vez, tan  ininteligible...


09 mayo 2021

Pitos, flautas y gaitas


Pitos, flautas y gaitas. Foto de Ginebra
 
El panorama, tras el fin del estado de alarma en nuestro país hace horas, es inquietante, como poco. La cosa no está para gaitas, pero hoy hemos visualizado desde el sofá, imágenes de  macro botellones celebrados ayer de norte a sur y de este a oeste del país, como si nada ocurriera, como si nada hubiese pasado. .., Miles de ciudadanos y ciudadanas para los que, a juzgar por sus actitudes, el virus letal ya no existe (quizá todo estribe en una buena borrachera, por si aquello de que el alcohol "mata t'os los bichos"). 

No hemos aprendido nada, no hemos modificado ni un ápice nuestras costumbres. Somos, efectivamente, una horda de desmemoriados e irresponsables en todo los sentidos. Lástima que ese cohete chino que se acercaba al planeta no se hubiese aliado con un meteorito gigante y nos hubiese explotado en la cara. Creo que es lo menos que merecemos... Extingámonos, ya, por favor... Pachamama, mándanos a todos y todas a tomar por ahí... Esto no tiene remedio.


12 abril 2021

Hanami


 Cerezo en el ocaso. Foto de Ginebra


Flores de cerezo en el cielo escarlata

entre ellas

La melancolía florece

(Adaptación haiku de Matsuo Basho, poeta japonés del s. XVII)