31 enero 2021

Etérea


 Rosa en sepia, naturaleza muerta. Foto de Ginebra

Yace a media luz la rosa anaranjada, la que fuera la  única del pequeño jardín. Flota etérea en el espacio de la estancia, ausente, bella, efímera, fragante...

Despunta el ocaso que al sol apaga y algún rayo tímido se cuela a través del cristal. El silencio domina el entorno y se le nota plácido ante el poder de su conquista.

La rosa en sepia posa para el instante que es la fotografía.


18 enero 2021

Un viaje tortuoso


   Foto de Romano G

Me siento pequeña ante este paisaje granítico de enormes volúmenes y caprichosas formas debido al efecto erosivo del agua y del viento. Pequeña en tamaño, pero grande en crecimiento personal, en proceso evolutivo.

Maravillada ante la grandeza de la naturaleza en todas sus formas, ya sean bióticas o abióticas. Sorprendida siempre por la belleza que destila, con la que nos envuelve como la madre que acuna a su bebé.

He vuelto, he recuperado mi aspecto de siempre y he regresado a las costumbres, a la rutina, a la vida, en una palabra. Ha sido un viaje tortuoso, pero no infructuoso, todo lo contrario.

Árboles, barruecos, charcas, caballos, monte, nubes, pájaros han sido aliados y compañeros de viaje durante un tiempo que se ha estirado trescientos sesenta y cinco días con sus noches. Liviana, me dejo llevar hacia donde me empuje la corriente de la existencia. Liviana, sí, pero al mismo tiempo dura como estas  rocas para resistir las inclemencias y tempestades que queden por venir.


12 diciembre 2020

Rincones

El jardín. Foto de Ginebra
 
Silencio roto por el trino de los pájaros. La quietud y belleza de un jarrón con flores, de una naturaleza muerta que apunta hacia el árbol que crece frondoso tras ella.

El mundo sigue loco, una se plantea exiliarse al espacio exterior. Tarjetas opacas y chanchullos Reales; Inmigrantes que llegan a las costas de Canarias ateridos, conflictos no resueltos que se quieren resolver a golpes y mazazos. Hay de todo; "como en botica". Los vulnerables siguen siéndolo, aún más si cabe...

En el rincón tibio espera una taza de té. No hay periódicos, ¿para qué?. Pienso en lo absurdo de la ausencia, del portazo destemplado, de las idas incomprensibles, de los malos modos. No hay periódicos, no hay suspiros ni lágrimas. Hay un hueco, un vacío profundo y oscuro como un sótano en invierno.

Una abeja revolotea cerca de la taza humeante, indecisa ante el olor de la infusión o la tonalidad suave de las flores. Una brisa inesperada mueve las hojas del libro y la página marcada se pierde irremediablemente.

02 diciembre 2020

Atardecer


 Duerme mi niño. Foto de Ginebra

Te veo dormitar con esa placidez que trae consigo la infancia y la primera adolescencia y te hago un retrato. Ha pasado tiempo de ese atardecer , pero no he visto cambios ahí fuera. Todo sigue igual. Me gustaría decirte que nada es igual, que la gente es más feliz, que no hay pobreza extrema, que el mundo es más justo y que la vida nos sonríe, pero no... me temo que no es así... Pero quizá, en tus sueños, encuentres la llave que abre algunas otras puertas y tú ,y otros como tú, puedan hacerlo mucho mejor.

Sigo soñando, mi niño, despierta y dormida sueño, y busco, hoy más que nunca, la esencia de las cosas y el sentido de esta vida que consiste en vivirla de verdad. No dejes de dormir, de soñar, de creer, de buscar y de encontrar...

27 noviembre 2020

Hojas de cobre


El castaño de mi amigo César. Foto de Ginebra

 He aquí un majestuoso castaño de más de quinientos años. Su tronco de gran diámetro y sus profundas y abultadas raíces lo dicen todo. Está en un poblado castañar de la sierra y pertenece a mi amigo César, al que debemos su supervivencia que no es "moco de pavo".

Es un ejemplar magnífico que ha resistido incendios, talas a su alrededor y cambio de especies autóctonas por otras de cultivo, en fin... ha visto pasar el tiempo, como suele decirse y, a la sombra de sus ramas, han descansado hortelanos, familias enteras, y se han hecho el amor, seguramente, alguna  que otra pareja.

Cerca de su inmenso espacio circundante pasa una garganta de la que se alimenta, la misma que arrulla en su discurrir el asombroso entorno que lo rodea. Sentarse sobre sus raíces y apoyarse en su tronco es un deleite para los sentidos, pues somos pocos los que conocemos su existencia y pasear en derredor no le hace daño, al menos eso me ha dicho.

21 noviembre 2020

De aguijones


 Dice Fernando que te llamas Opilión. Foto de Ginebra

De naturaleza confiada, no podía imaginar que sus picaduras podían ser letales. Se empeñaba en la cercanía cuando lo aconsejable era lo contrario: la lejanía;  y así, una y otra vez, sentía el aguijón clavarse allá adentro sin entender muy bien por qué le sucedía esto hasta que leyó en los libros que igual que hay naturalezas confiadas, las hay depredadoras y voraces, que las unas alimentan a las otras y son dos caras de una misma moneda; que no había que darle más vueltas porque así eran las cosas imposibles de cambiar.


05 noviembre 2020

Envidiable


 Otoño serrano. Foto de Ginebra

Ahí, mecida por una brizna de aire, se desliza de una forma preciosa y precisa una hoja de roble .No es la última, tampoco la penúltima, porque cada instante el árbol va desnudándose de lo viejo y, en su ciclo vital, nos muestra su estructura de ramas que serán brotes y luego hojas. Renovación, vida...

Es bastante tópico hablar del otoño, es algo que hace todo el mundo, pero es una estación tan irresistible que resulta difícil no hacerlo Así pues, a falta de un haiku que refleje este momento, bien puede servir una imagen improvisada de uno de mis paseos matinales.  Envidiable, lo sé....