28 octubre 2020

Brusco y feroz

Clavellina. Foto de Ginebra
 

Desmayado en el duro pavimento ha quedado el clavel tras el vendaval. Un viento brusco y feroz arremetió contra el cerezo,  las ramas del castaño y los tiestos del jardín, mientras los gatos callejeros maullaban asustados en busca de cobijo.

En un instante todo quedó patas arriba. La esencia del viento es esa, pensé, mientras contemplaba sus  arremetidas tras el cristal, como la de la brisa es otra bien distinta: la calma, la paz. 

Lleno los jarrones de flores y celebro que tengo tiempo para observar sus embestidas y disfrutar de sus caricias...


7 comentarios:

Erik dijo...

hay pocas cosas tan gratificantes como ver el meteoro tremendo tras los cristales sobre todo con una cierta compañía.

Besos

Fernando Álvarez dijo...

Siempre se puede arreglar un mal día...visitar tu blog es de las cosas que ayudan.
El texto es genial como esa versión tan estupenda.
El enfoque del borde de los pétalos es un gusto.
Un abrazo

Ildefonso Robledo dijo...

Bella imagen, amiga... Invita al sosiego
Un abrazo

La utopía de Irma dijo...

Bonita foto y da gusto verla y "escucharla" con tiempo, sabes ante ese viento brusco y feroz ya se podía llevar bien lejos a esa vecina tuya que tanto odia al pobre castaño, ya sabes las utopías es lo que tienen. Cuídate mucho.

Besines utópicos.-

alfonso dijo...

·.
Un instante, que es una medida de tiempo, todo puede quedar patas arriba. Después siempre habrá un tiempo arreglar todo y disfrutar de la vuelta de la paz y normalidad.
Buen tema musical. Me gusta más la versión de Irma Thomas que la de los Rolling Stones.

Un beso Maribel

LaMiradaAusente · & · CristalRasgado

alfonso dijo...

Y se me olvidó... hermosa clavellina

Fackel dijo...

Hace años me gustaba sentirme abofeteado por el viento, podía con sus embates. Sin importarme si era húmedo o seco. Hace años.