27 noviembre 2020

Hojas de cobre


El castaño de mi amigo César. Foto de Ginebra

 He aquí un majestuoso castaño de más de quinientos años. Su tronco de gran diámetro y sus profundas y abultadas raíces lo dicen todo. Está en un poblado castañar de la sierra y pertenece a mi amigo César, al que debemos su supervivencia que no es "moco de pavo".

Es un ejemplar magnífico que ha resistido incendios, talas a su alrededor y cambio de especies autóctonas por otras de cultivo, en fin... ha visto pasar el tiempo, como suele decirse y, a la sombra de sus ramas, han descansado hortelanos, familias enteras, y se han hecho el amor, seguramente, alguna  que otra pareja.

Cerca de su inmenso espacio circundante pasa una garganta de la que se alimenta, la misma que arrulla en su discurrir el asombroso entorno que lo rodea. Sentarse sobre sus raíces y apoyarse en su tronco es un deleite para los sentidos, pues somos pocos los que conocemos su existencia y pasear en derredor no le hace daño, al menos eso me ha dicho.

8 comentarios:

Erik dijo...

Maravilloso, es que siento debilidad por los arboles.

Besos

Fernando Álvarez dijo...

El castaño es una pasada, me encanta la foto con el pasadizo que forman las ramas y esas hojas de cobre.
Pasear alrededor no creo que le haga ningún daño, sobre todo si vas sola o con pocas personas.
El concierto de Bowie es tremendo, una envidia haber estado allí.
Un abrazo

Alí Reyes dijo...

Qué maravilla de árbol!
Gracias por tomarle esta foto para nosotros

alfonso dijo...

·.
Esos castaños debieran ser declarados monumentos naturales. Son prueba viva de la resistencia y a la par belleza, como la foto que nos regalas, muy buena y cálida.
David Bowie siempre será fantástico.

Un beso Maribel

LaMiradaAusente · & · CristalRasgado

La utopía de Irma dijo...

No has podido elegir canción más perfecta para este bonito ejemplar. Sabes lo que te digo.... ¡¡ARRIBA LAS RAMAS! y seguir guardando el secreto.

Besines utópicos.-

Ildefonso Robledo dijo...

Muy bella esta imagen otoñal que nos brindas. Me encanta
Un abrazo

Ginebra dijo...

Gracias. Seguiré guardando el secreto de su ubicación, pues no me fío "de la mitad de la cuadrilla". La gente no respeta su entorno natural, ni siquiera el más próximo. Estoy harta de ver basura en el campo, en cualquier espacio maravilloso hay botellas de crital, toallitas y muchoooo plástico. Mi amigo no ha querido que la agencia de medio ambiente de la Junta de Extremadura lo catalogue como árbol singular, que lo es... y es precisamente para la salvaguardia del ejemplar y del entorno en el que ha vivido siempre. Eso supondría turismo y ya sabemos qué consecuencias tiene si se llega a masificar. Su muerte.
Así pues, hemos de acostumbrarnos a ver lugares en fotografía, si están próximos, mira qué suerte que puedes vivirlo físicamente, si no, pues ajo y agua. Menos vuelos, menos desplazamientos, menos masificación y un poquito más de educación cívica y medioambiental y un poquito más de respeto.
Es un post alegato de la necesidad de proteger y cambiar un poco el chip mental de querer tener todo y ver todo a costa de lo que sea.
Menos consumo de masas y más consumo responsable y menos plástico, por favor... nos ahogamos.
¡Arriba las ramas!
Buen día a todos y todas. Gracias

Gabriela dijo...

La diferencia de los seres arboles, que entienden lo que es ser parte del mismo tejido