18 enero 2021

Un viaje tortuoso


   Foto de Romano G

Me siento pequeña ante este paisaje granítico de enormes volúmenes y caprichosas formas debido al efecto erosivo del agua y del viento. Pequeña en tamaño, pero grande en crecimiento personal, en proceso evolutivo.

Maravillada ante la grandeza de la naturaleza en todas sus formas, ya sean bióticas o abióticas. Sorprendida siempre por la belleza que destila, con la que nos envuelve como la madre que acuna a su bebé.

He vuelto, he recuperado mi aspecto de siempre y he regresado a las costumbres, a la rutina, a la vida, en una palabra. Ha sido un viaje tortuoso, pero no infructuoso, todo lo contrario.

Árboles, barruecos, charcas, caballos, monte, nubes, pájaros han sido aliados y compañeros de viaje durante un tiempo que se ha estirado trescientos sesenta y cinco días con sus noches. Liviana, me dejo llevar hacia donde me empuje la corriente de la existencia. Liviana, sí, pero al mismo tiempo dura como estas  rocas para resistir las inclemencias y tempestades que queden por venir.


13 comentarios:

alfonso dijo...

·.
Todas las inclemencias y tempestades por venir, si vienen, las vencerás precisamente por la fortaleza de lo liviano.
Me maravilla la grandeza del granito, bien sea el galaico, el portugués de la Serra da Estrela, o el que domina tu entorno. En su aparente dureza se esconde un alma frágil.
Buena foto la de Romano.

Un beso, Maribel

LaMiradaAusente · & · CristalRasgado

Gabriela dijo...

Ser parte del paisaje
Inmensa pequeñez.

Vital en blanco y negro

Erik dijo...

Creo que te entiendo. A mi me ocurre cada día (después de...). Recuerdo que (antes de...) pasaba pero no miraba, o no miraba lo suficiente y desde luego no como ahora que lo más grande como en ese caso que dices o lo más pequeño como una plantita que se abre paso entre dos canteras de granito ornamental de la pared de una de esas casonas enormes. No s, a veces me dicen que me paso tres pueblos por maravillarme con eso o con una nube o yo que se...
Luego pasaron cinco años y me dije; -No ha pasado nada. Estamos aquí. Puedo comer chocolate negro y no debo comer casi nada de lo que me gustaba antes, pero le eche imaginación y condimentando aquí y allá las cosas a la plancha o cocidas aunque aburren se dejan... Entonces me relaje un poco pero enseguida me di cuenta de que ya no se me ha vuelto a quitar la costumbre de maravillarme cada día de todas esas cosas a las que antes no tenía en cuenta a pesar de llevar ahí toda la vida.

Cada dia es maravilloso, sea luminoso o caigan chuzos de punta.

Así que como en la canción: I want to live!

Besos

Ginebra dijo...

La fortaleza de lo liviano, eso es, Alfonso. Gracias
Gaby, y siempre nos quedan los paisajes (hasta que la especie humana acabe con ellos, claro).
Erik, creo que me entiendes muy bien... gracias por tus palabras. Me pasa lo mismo: ahora priorizo y doy importancia a lo que verdaderamente lo tiene, que es casi nada...y me maravillo más si cabe que antes. Un abrazo enorme, amigo.

Pasad muy buen día... Mañana viene la lluvia y bienvenida será.

Fernando Álvarez dijo...

El sitio es una maravilla, cualquiera se puede sentir insignificante a la vez que fortalecido por esa energía que tiene que desprender.
Me alegro que el viaje haya sido enriquecedor para continuar en esta complicada pero maravillosa vida.
El tema es una delicia
Un abrazo amiga

Ildefonso Robledo dijo...

Impresionante la grandeza de esas rocas inmensas, como la profundidad de tus reflexiones
Un abrazo, amiga

Ginebra dijo...

Fernando, me alegra que te gustara el tema musical, son buenos. El vocal ha lanzado ahora un disco en solitario, es Aaron Frazer, me lo he comprado, te lo recomiendo. Soul magnífico y algo de funk
Gracias

Ildefonso, es un sitio precioso y , si observas, hay una charca bajo las rocas graníticas. Paseos que nos llenan de energía, como dice Fernando.
Saludos y buen día

Aristos Veyrud dijo...

Hermosa gráfica y relato, plenitud de tangibles simbolismos como expresión irrepetible del tiempo vivo y vivido. Agua y roca, luz, sombra, alma haciendo consciencia del universo y el universo haciendo consciencia en el espíritu. Ritual y promesa del triunfo de lo íntimo en falsete y melodía. Muestra entusiasta y serena de lo que el maestro Nietzsche nos expusiera como Voluntad de Poder.
Inmenso abrazo Artista!!!

Ginebra dijo...

Gracias por tus palabras, Aristos, creo que el artista eres tú.
Buen fin de semana.

José A. García dijo...

Esas piedras han tenido, y van a tener, más vida que toda la humanidad junta.

Saludos!

J.

Ginebra dijo...

Pues sí, así es, José A.
Saludos

Sara dijo...

Y yo qué me alegro enormemente de tu vuelta llena de energía y VIDA...de lo tortuoso se sale así, triunfante y con muchas ganas...ya empezaste también segundo trimestre? sigue cuidándote mucho Maribel, sigue viviendo a tope, sigue resistiendo para lo que quede por venir pero que de momento, ya sea bonito y muy bueno para ti mi querida cacereña.
Abrazotedecisivo

Ginebra dijo...

Gracias, Sara. Ya empecé, sí. Deseando volver.
Cuídate
Besos