24 septiembre 2021

"Queda la música"


 El violinista, fotografía de Frantisek Dostal

La música le acompañó toda su vida, como una segunda piel o como su propia sombra, a todas partes a las que iba la llevaba prendida. Unas veces en una vieja radio, otras era él quien la fabricaba rasgando las cuerdas de su violín; o simplemente la melodía dormitaba en su cabeza hasta que salía por su boca mediante silbidos acompasados.

Nació en la trastienda de un garito oscuro, de olores rancios, y cargado de humo... Allí cantaba y bailaba su madre, y servía copas el que, al parecer, fue su padre, a quien jamás conoció. Creció más bien solo, abandonó el colegio, la que fuera su casa, que no su hogar, y corrió mundo, como hacen los que no echan raíces ni reconocen fronteras... Notas, compases, letras, melodías...cuerdas, viento y un mundo entero por recorrer en la mejor compañía posible... 

7 comentarios:

Alí Reyes dijo...

El arte hace el milagro de hacer un mundo encantado con el cual podemos ayudarnos a TOLERAR los avatares del mundo real

Erik dijo...

¡Claro..!

¿Qué seria el mundo sin músicas?

Un abrazo

Fernando Álvarez dijo...

Que foto tan maravillosa y esa historia que pude ser la de alguno de los innumerables buenos músicos que hay, han habido y habrán, muy buena.
De Peter Green que decirte, un genio con una vida de las complicadas. Tiene una delicadeza especial tocando como pocos.
Buen fin de semana, un abrazo

Ildefonso Robledo dijo...

Sin la musica, sin su musica, su vida hubiera sido demasiado triste...

Un abrazo, amiga

La utopía de Irma dijo...

Sin música me temo que no podría vivir, la música en sí es vida. Cuídate mucho.

Besines utópicos.-

José A. García dijo...

La música de por sí ya es un mundo propio.

Saludos,
J.

Gabriela dijo...

Un reencuentro con estos espacios,
siempre un lujo tan enriquecedor llegar hasta tu blog.
Un remanso de imágenes, musica y profundas reflexiones.

Un abrazo transatlántico bella!