09 mayo 2022

Madre Tierra

Barruecos. Foto de Ginebra.
 

La luz tamizada por una niebla matinal que tendía a desaparecer bien entrada la mañana. El agua mansa, clara, deslumbrante como un espejo. El árbol anclado al barrueco con la fuerza y la resiliencia que, generalmente, nos enseña la Madre Tierra.

No había nadie en kilómetros a la redonda, sólo las cigüeñas y los gansos rompían el silencio en esa mañana fría e intensamente bella. Mi perra seguía fiel mis pisadas en la orilla. Este instante ya ha sido archivado en mi cerebro, ya tiene un sitio privilegiado en mis recuerdos...¿Cuánto tiempo permanecerán intactos ahí?. Eso es una incógnita, además de una pregunta "molesta".


10 comentarios:

Erik dijo...

Que mejor compañía?

Un abrazo.

Alí Reyes dijo...

No hay duda de que tienes buen ojo para las fotos

alfonso dijo...


·.
Una maravilla fotográfica. La foto aúna sensibilidad, delicadeza, placidez. En ese lugar, sentado en una gran piedra de granito, dejaría desaparecer la tarde.
Tu reflexión es oportuna. ¿cuánto tiempo permanecerán intactos? Somo la especie depredadora de la madre Naturaleza.

Un gran beso, Maribel

LaMiradaAusente · & · CristalRasgado

La utopía de Irma dijo...

Bonitaaa foto y preciosa compañía, pues estos instantes son los que duran y perduran o eso esperamos siempre.

Besines utópicos.-

Efraín Luzbel dijo...

«Cómo no sentir
una profunda emoción
al ver tus paisajes,
leyendo tus palabras,
mientras una música
envuelve mis sentidos
y un aire fresco mi cansancio».

José A. García dijo...

La naturaleza no necesita del hombre para crear maravillas con lo que ya posee, no hay dudas de ello.

Saludos,
J.

Te Fuistes para no volver dijo...

Hermosa fotografía.

Mi nombre es Mucha dijo...

Me has encantado con tu blog
Saludos desde Miami

Sara dijo...

Hola Maribel...cuánto tiempo sin pasarme por aquí, cuánto tiempo de abandono de mi blog también, a ver si lo voy poniendo al día y me pongo al día con las visitas...archivar momentos para nuestros recuerdos es una práctica muy sana, sobre todo, lo notamos en esas épocas en que tirar de recuerdos nos salva de tantas tristezas...imagen perfecta, naturaleza perfecta y por lo que dices momento perfecto. Qué ganas tengo de volver a esa tu tierra tan preciosa y que tanto nos gusta a Manuel y a mi.
Y esos recuerdos ya sabes...son incógnita, ahí quedan dormidos, unos más que otros, y en ciertos momentos surgen algunos que ni siquiera éramos conscientes que teníamos en nuestros recuerdos, así que atesoremos momentos para el recuerdo...nuestra mente y cerebro harán el resto, a su antojo.
Abrazotedecisivo, espero que estés como una rosa primorosa...imagino que como yo, atacada por el final de curso, ánimo que ya está ahí, un empujoncito nos queda y ya...buen final de curso .

Fernando Álvarez dijo...

Preciosa toma, transmite esa paz que se consigue cuando se conecta con la Madre Tierra.
La reflexión magnífica
Un abrazo, nos vemos!