14 noviembre 2022

La encina


Encina. Foto de Ginebra

La resiliencia, esa es la virtud, por llamarlo de alguna forma, que percibo ante esta imagen. Germinó en un lugar hostil, pero habitable. Había que buscar la escasa humedad y lo hizo: raíces profundas, estatura mediana y hojas gruesas para evitar la  transpiración excesiva y la pérdida de agua. El sol, justiciero en verano, podía ser un enemigo serio, tal vez por eso su tronco se retorció para que su copa pudiera buscar la sombra y esconderse de esa luz inmensa, de ese calor infernal...

Sorteando peligros,  creció y crece, se expande, envejece y vive ajena a todo lo que no sea ofrecer pasto fresco a las ovejas que sestean a la sombra de su copa o ver brotar  en primavera un sinfín de florecillas silvestres multicolores.

 

9 comentarios:

Erik dijo...

Toda una superviviente.

Son Bellísimas.

Fernando Álvarez dijo...

No se si resiliencia o instinto de supervivencia pero de cualquier forma es una maravilla de la naturaleza. Muy guapa la encina y la foto.
Hoy me has vuelto a sorprender con este grupo, preciosa esta canción, las voces son una maravilla y la letra guapísima. He estado escuchando otras y todas son magníficas, acordes sencillo con melodías muy bonitas.
Gracias, saludos

Aristos Veyrud dijo...

Yo que crecí dentro de un árbol
tendría mucho que decir,
pero aprendí tanto silencio
que tengo mucho que callar
y eso se conoce creciendo
sin otro goce que crecer,
sin más pasión que la substancia,
sin más acción que la inocencia,
y por dentro el tiempo dorado
hasta que la altura lo llama
para convertirlo en naranja.
(Silencio Pablo Neruda)

Alí Reyes dijo...

Esa explicación a la razón de por qué se dobló, no la había pensado.

Ildefonso Robledo dijo...

Una bella imagen, que nos habla de la necesidad de adaptarnos a las vicisitudes de la vida...
Un abrazo, amiga

La utopía de Irma dijo...

Son preciosas, por un momento me he trasladado allí a disfrutar de su apreciada sombra. @ArribaLasRamas

Besines utópicos.-

José A. García dijo...

Con lo fácil que es para muchos dejarse ir sin más...

Saludos,
J.

Eólico dijo...

Lo que es tener espíritu bucólico, talento narrativo y exquisito sentido poético. Donde usted percibe virtud, resiliencia, estoicismo arbóreo, pasto fresco, sombra para las ovejas y un sinfín de florecillas silvestres multicolores, yo solo veo una vieja y achacosa encina, encorvada a causa de la cifosis, ante la cual ni siquiera un perro se atrevería a levantar la pata para mear por miedo a que se le cayera encima.

Envidio sanamente su sentido y sensibilidad (me ha salido una frase muy peliculera).

Rajani Rehana dijo...

Great blog